lunes, 30 de mayo de 2016

DIY: Nuestro Calendario Waldorfssori (Waldorf - Montessori) Homemade






Desde que lo vi en el blog De Mi Casa Al Mundo había quedado absolutamente enamorada del Calendario Waldorf-Montessori.

Como mamá de dos niños pequeños de 5 y 2 años (y seguro que os pasa a muchas -si no a todas-) me doy cuenta de que el paso del tiempo anual es un concepto místico y misterioso para los peques, complicado de interiorizar a edades tempranas. Es lo típico de "- ¿Cuándo es mi cumpleaños, mamá? - Dentro de seis meses." y a la semana siguiente te vuelve a preguntar: "¿Cuándo es mi cumpleaños, mamá? - Dentro de seis meses. - Jolines, ¿todavía?" y así hasta el infinito.

Así que sí: el Calendario Waldorf me pareció una idea genial, bonita, maravillosa y necesariamente efectiva para ayudarles a comprender cómo pasa el tiempo al cabo de un año entero. El original, todo hay que decirlo: es una auténtica maravilla. Pero su precio, que ronda los 200€, definitivamente, no entra dentro de nuestra línea de gastos...

Y entonces vi esta entrada GENIAL de Entre Actividades Infantiles en la que contaba cómo había hecho su versión casera del calendario, y me dije "¡Ostras! ¡Tengo que hacerme uno!".

Por si no conocéis el calendario, la entrada de De mi Casa al Mundo está genial, pero así a grosso modo es un calendario que consiste en marcar, sin nombres ni números, sino mediante formas y colores los días, semanas y meses, para que los peques puedan interiorizar el ritmo anual. Se ponen doce triángulos de colores que representan los meses en el centro y a su alrededor treinta y un piezas de color que representan los días. Cada día se añade una de estas piezas, y al empezar cada mes se añade un triángulo. En los meses se ponen figuritas representativas del mes, y los colores de los meses ayudan a visualizar las estaciones.


Si os digo la verdad, no tenía muy claro cómo hacerlo, así que partí de la base de todo proyecto homemade: IKEA, y fui improvisando sobre la marcha.

Había empezado a escribir una entrada, aquí, con todo lujo de detalles, pero me queda demasiado espeso (e imagino que no necesitáis tampoco conocer mis procesos mentales xD), así que voy a ir al grano y poneros directamente los materiales que yo he utilizado y cómo lo he hecho (que ya veréis que no tiene ningún misterio).





Lo primero que cogí fue la bandeja giratoria de Ikea (la que vi en el post de Entre Actividades Infantiles), que costaba 5,50€: 
http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/90074483/

Al pasar vi unos cuencos de madera ideales para lo que tenía en mente y compré uno. No lo encuentro en su web, es un estilo a este pero más pequeñito. Me costó 5€
http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/60214343/


Para hacer los triángulos de los meses utilicé chapa cumen que encontré en los chinos. Usé dos tablitas de 30x20cm., a 0,80€ cada una. (Compré cinco por si metía la pata muchas veces :D y porque planeo hacer otro para regalar)






El primer paso fue tan sencillo como cortar 12 triángulos de borde redondeado (luego pensé que bien podía haberlos dejado rectos y que en lugar de un círculo fuera un dodecágono). Para ello primero hice medio círculo (como la chapa medía 30 cm., el círculo tiene 15 cm. de radio) en una de las chapas, utilizando lo que yo llamo el compás de Da Vinci (un lápiz sujeto a una cuerda, aunque por no levantarme de la silla usé la goma del pelo, asi de vaga soy xD) para dibujar el arco, y lo dividí en seis (primero a la mitad y luego cada mitad en tres partes).




Luego repetí con otra tablilla y dibujé en el centro un círculo de más o menos el mismo ancho que el culo del cuenco que pondría en el centro. Casualmente, era el mismo diámetro que el de un rollo de celo casi acabado que tenía por ahí :)




Y con el cúter, cuidado y paciencia, fui cortando todos los triángulos.





¡Qué cuqui todo! xD

Aunque, si tenéis herramientas y maña, yo pondría los triángulos de alguna madera más gruesa, la verdad (yo para estas cosas soy una negada...). Especialmente si vivís en el norte, porque en cuanto llegue el invierno no sé yo con la humedad cómo de planos seguirán estos triángulos... ¡Pero bueno! Tiempo a cambiarlos siempre tendremos :D


Me hice con unas bolas de madera en Amazon. De entre las muchas -muchas- que había, al final me decidí por estas de 16mm., que costaban 8,79€ el paquete de 100 bolas y, además, estaban en Premium (a mí es que siempre me pueden las prisas).






En realidad no son "bolas", son "cuentas". Es decir: están pensadas para hacer bisutería con ellas, de ahí el agujerito. Pero de mano no me importaba y, además, luego resultó venirme bien que tuvieran agujerito :)


Luego llegó el paso de dar color al asunto ("que es lo que le da la calidad al calendario", jajajaja). Yo lo pinté todo con pintura acrílica, de la buena, que uso para trabajar. No hace falta que sea una pintura súper buena, aunque con las cosas que van a manipular peques, ya lo sabéis, conviene tener cuidado con el tema de las toxicidades. Yo siempre compro en La Barba Blanca, una tienda de Gijón que también vende on-line, y me dejo asesorar por la regente, que es una estupenda profesional y os puede informar de vuestras mejores opciones -incluso en detrimento de su propia venta-. De diez.


Primero pinté los meses. Son 4 colores "principales", en orden (cronológico): azul, verde, amarillo y rojo. Entre cada dos colores principales hay dos triángulos, con sus degradaciones obvias: entre el azul y el verde dos mezclas de azul y verde, una con mayor cantidad de azul (más cerca del azul) y otra con mayor cantidad de verde (más cerca del verde). Y así con todos los colores. De esa manera tenemos tres tonalidades de cada color: el color "principal" y los dos que tiene a los lados. Es decir, tenemos tres azules para el invierno, tres verdes para la primavera, tres amarillos para el verano y tres rojos para el otoño. El año empieza con enero en el azul "principal", el que no tiene mezcla. 

Decidí pintarlos sólo por un lado, porque así los que no se estén usando estarán boca abajo, en "blanco", en lugar de fuera del tablero. Porque, conociéndome, como saque de aquí un triángulo no lo vuelvo a encontrar xD





A la hora de pintar las bolas, pinté 35 bolas: de 7 colores, 5 de cada color:

Púrpura para el lunes.
Rojo para el martes.
Amarillo para el miércoles.
Naranja para el jueves.
Verde para el viernes.
Azul para el sábado.
Magenta para el domingo.

Me vino de lujo que fueran cuentas, porque así las ensarté con palillos de cocina (de los hacer pinchos) para pintarlas a gusto y las fui poniendo a secar tan majamente.




Y así, amigos, es como se inventó el Mikado xD






Además, aprovechamos para hacernos un collar arcoiris ^_^




Para colocar las bolas en la bandeja, hice peanitas de Clay (arcilla polimérica). En Amazon casi siempre hay alguna oferta de la de Alpino. La nuestra me costó 7€, y gasté tan poquita que tengo Clay en casa como para seis calendarios más. 








Edito: las peanas quedan mucho mejor si se las deja secar con las bolitas dentro. Si se quitan las bolas, al ir secando el Clay se contrae un poco, con lo que al final la esfera que queda, aunque válida, es más pequeña en realidad que las bolitas. Si se dejan las bolitas dentro durante el secado quedan perfectas.


Las pegué (a ojo, lo reconozco, no medí por centímetros) a la bandeja con cola (con muuucha cola). Mientras secaba bien la cola, aproveché para pintar bien los bordes de los triángulos de los meses. Y cuando empecé a poner los coloritos por encima aquello parecía ¡un calendario de verdad!




Edito: la bandeja giratoria de Ikea tiene una superficie absolutamente satinada, lisa. Esto hace que la cola pegue bien, pero al secar se desprende con facilidad haciendo un poco de fuerza. No habría problema... Si no fuera porque es para los peques. Es mejor utilizar pegamento super fuerte tipo superglue.


Las figuritas las hicimos con Clay también. Procuramos hacer cosas que para nosotros tienen significado:

Enero: muñeco de nieve.
Febrero: una bruja (de carnaval)
Marzo: una flor
Abril: el conejo de pascua
Mayo: cerezas
Junio: un birrete
Julio: un pez payaso
Agosto: un cangrejo
Septiembre: una mora
Octubre: una tarta de cumpleaños
Noviembre: una castaña
Diciembre: un árbol de navidad






Le dije a Hugo que me habían dado la idea de poner un arcoiris en mayo y me dijo que arcoiris los había durante toda la primavera, y que era mejor poner uno muy largo para todos los meses de primavera. Él lo hizo y lo puso en los meses verdes. ¡Así de rápido cogió los conceptos! :O






Y, por último, añadí al bol 5 bolas sin pintar para, cada mes, poder marcar los días "importantes". Por ejemplo, cuando estrenamos el calendario teníamos planeada una escapada a Madrid para asistir a la jornada de puertas abiertas del yacimiento paleontológico de Somosaguas, así que pusimos en ese día una bolita "blanca" y le hicimos una figurita especial para ella (que ensartamos con un palito para meterlo en la bolita). 



Al peque le resultó súper fácil visualizar cuánto faltaba para irnos de viaje ¡y no veáis qué emoción poner día tras día una bolita y ver cómo nos acercábamos! Cuando llegó el gran día fue a despertarme corriendo y me dijo "¡Mamá, ya he cambiado la bolita! ¡Hoy es el día de irnos a Madrid!"




Este es nuestro calendario hoy (sábado 28 de mayo):






(El dinosaurio no está en su sitio pero da igual xD) 

Y así de bonito se verá el 31 de diciembre ^_^





¡Ojo, que las tres últimas fotos están sin filtros! ;)

El calendario original incluye, además, en cada mes 4 agujeritos para ir marcando las semanas completas. Le di muchas vueltas a cómo añadirlo a nuestro calendario (peanas extras, hacer agujeritos en la chapa, marcarlo con una peana de otro color para cada domingo de semana completa, poner bolitas de otro color para ese domingo...). Al final me di cuenta de que no era tan necesario: aunque no sea tan visual, es tan fácil como mirar las bolitas magentas y contar desde la primera que tenga todos los días detrás. Así que decidí prescindir del marcaje de las semanas en pos de que el calendario querada más limpio :)


¡¡Y ya está!!

Por supuesto, ni de lejos es tan fino y bonito como el original, ni los materiales tienen la misma calidad, desde luego. ¡Pero es 100% nuestro! Y tiene unos pros para mí muy importantes:

  • El precio. 200€ está más que lejos de nuestro alcance. El precio de este calendario no llega a 20€.
  • Las piezas las reponemos fácilmente. En serio: figuritas, bolas, colores, niños... Lo sabéis: se van a perder xD Si se me pierden las bolitas de un calendario de 200€ me da una catarsis. Si se me pierden estas creo que me preocupará un poquito menos.
  • El ratito que pasamos juntos pensando, haciendo y pintando.
  • Esa satisfacción de hacer algo una misma y, de paso, enseñar a los peques a buscar sus propias alternativas, que es algo que me encanta ^_^

Espero que este post os haya gustado y que os resulte útil, tanto como a nosotros nos lo está resultando el calendario. 

Si os animáis a hacer el vuestro, ¡ya nos contaréis!
















23 comentarios:

  1. Ayyy muchusimas gracias por compartirlo!! Por primera vez veo uno que sea capaz de hacer y me convenza para hacerlo!! Bueno convenza me encanta! Gracias ! Chulisimo, muy visual y sencillo de hacer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Tania! A mí me pasa lo mismo: no soy nada mañosa! Así que ahí fui buscando cosas fáciles, porque si no auguraba un desastre xD

      Gracias por comentar! Y si te animas compártenos vuestro calendario cuando lo hagáis!

      Eliminar
  2. Ohhh pues seguro que en cuanto tengamos tiempo, posiblemente en verano,nos hacemos uno,porque nos vendría muy bien empezar a visualizar los días,semanas y meses que faltan para que venga papá,ahora me preguntan mucho,jolin espectacular!! también es bonito el comercial,pero cualquiera que tenga dinero lo puede comprar,este personalizado no tiene precio!! gracias por la excelente explicación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el comercial es que es una auténtica preciosidad, nada que ver. Es una obra de arte de ingenio y artesanía. Es una pena que tenga un precio fuera del alcance de muchos bolsillos, porque seguro que a todos los peques les encantaría tener uno en casa! ¡Y para eso están las versiones homemade! :D

      Eliminar
  3. Alucinada me hayo, un tiempo maravillosamente invertido y ha quedado genial. Muchas gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo! Un tiempo maravillosamente invertido. Aunque, la verdad, no fue tanto! :D
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Es precioso! Es cierto que el 'original'es muy bonito (y caro, caro, cariiiisimo), pero el encanto que tiene el tuyo es una pasada! Tengo que ir a Ikea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bea! Estamos encantados con el resultado. De verdad que pensé que iba a quedar bastante peor!

      Si os animáis a hacer el vuestro ya nos contaréis!

      Besos.

      Eliminar
  5. ¡Que chuladaaa!! No sólo por lo encantador que te ha quedado, sino por, como bien dices, enseñar a los peques que siempre se pueden buscar alternativas y casi siempre encontrarlas. Además de compartir un tiempo y un proyecto estupendo con ellos. Estoy casi, casi convencida a intentar hacerlo, me encantan las manualidades pero no soy la más mañosa, precisamente. Una pregunta, el peque de 2 años ¿empieza a comprenderlo? La mía cumple 3 en un mes y no tengo claro si lo entenderá. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elvira! Gracias!
      Pues mira, la peque (que también cumple tres años en un mes y medio) no lo comprende como su hermano mayor, claro. Mientras que él ya entiende que "un triángulo son treinta bolitas" y que hasta que no se acaben los días no se cambia el mes, ella aún no ve el tiempo a mes vista, pero sí entiende que cada mañana es una bolita, y si falta mucho o poco para un día "importante" :)

      Si te animas ya nos contarás! Un abrazo.

      Eliminar
  6. Este calendario es genial. Gracias por compartirlo. :)

    ResponderEliminar
  7. Me encanta! Es genial q lo compartas, porque soy muy torpe para algunas cosas y tu idea me parece estupenda! A nosotros nos faltan las figuras, pero ya está en funcionamiento, y nos fijamos en el día d empezar el cole! Gracias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, Tamara!! Me alegro un montón de que os resultara útil. Nosotros también estamos contando los días que faltan para empezar al cole!! :D Un abrazo y gracias por contarnos!

      Eliminar
  8. Hola, muchísimas gracias por compartir este post y vuestro precioso calendario. Es una fuente de inspiración para mi, y bien seguro que para otros muchos. He ido siguiendo tus pasos y espero que mañana lo pueda termninar.
    Si alguien me dice cómo se suben las fotos os puedo enseñar cómo me ha quedado.
    Mil gracias , un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dulka! Nos encantará ver tu calendario!!! Puedes enviarnos la/s foto/s a la página de facebook (https://www.facebook.com/hablamebajitomama/) en un mensaje si quieres, y si nos das permiso las compartimos en la página. ¡Nos hace mucha ilusión!

      Muchas gracias. Un beso grande!

      Eliminar
  9. ¡Impresionante! Y qué bien lo has contado. Tomo nota, a ver si me decido a hacerlo que lo llevo pensando ya tiempo.

    ResponderEliminar
  10. Hola esto esta hermoso!!! Pero yo vivo en Argentia asi que deberia empezar con el color amarillo ya que es verano aqui en enero. La verdad muy buena propuesta Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  11. Al final me decidí y lo hice http://valorpequenascosas.blogspot.com.es/2017/02/calendario-anual-para-ninos-diy.html. Muchas gracias por compartir con tanto detalle!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ooohhh!! Que bonito!! Muchas gracias por compartirlo! <3

      Eliminar
  12. Que ingenio! Me encanto! Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Jennifer! Ya nos contarás si te animas!

      Eliminar